Pemex y Compliance

A partir del mes de mayo toda empresa que pretenda tener relaciones comerciales con Petróleos Mexicanos tendrá que ponerse al día en materia de prevención y cumplimiento normativo o Compliance.

El pasado 18 de mayo se publicó en el Diario Oficial de la Federación las Disposiciones Generales de Contratación para Petróleos Mexicanos y sus Empresas Productivas Subsidiarias que fueron recientemente aprobadas por el consejo de administración de la empresa.

De acuerdo con el documento y lo que ha explicado Pemex, el objetivo de estas disposiciones es regular la aplicación del régimen especial en materia de adquisiciones, arrendamientos, servicios y obras al que deben sujetarse Pemex y sus empresas productivas subsidiarias con un sistema más sencillo y eficiente que brinde mayor certeza jurídica, pero también que permita flexibilidad y más competencia.

Las disposiciones establecen también obligaciones que tendrán que observar los particulares si quieren participar en estos procesos de compra, entre ellas tener programas de cumplimiento.

Estas disposiciones pretenden evitar duplicidades y contradicciones, así como suplir algunas lagunas normativas, pero especialmente relevante es que pretende ajustar los procedimientos de contratación con el marco de Compliance y debida diligencia que ha adoptado la empresa, y tener un sistema de revisión previa de proveedores y clientes.

Uno de los temas más relevantes al hablar de Compliance es justamente el riesgo de establecer relaciones comerciales con ‘terceros’ que pudieran acarrear problemas a cualquier tipo de empresa. Relaciones con proveedores, asesores, clientes o distribuidores pueden generar riesgos de todo tipo, incluyendo de corrupción, de operación, ambientales, de seguridad, de tecnología y de competencia. Cada vez más, las autoridades establecen sanciones a terceros que coadyuvan, facilitan o cubren ilícitos y problemas de empresas no directamente relacionadas. Además, el riesgo reputacional y la afectación a la operación de todo el negocio pudieran ser enormes. Esto lo entienden y lo prevén ya muchas empresas, pero ahora Pemex lo pretende cuidar especialmente para vigilar y anticipar riesgos.

Con estas nuevas disposiciones, la empresa pretende privilegiar la contratación con mayor transparencia y el mayor uso de tecnología.

La contratación privilegia el procedimiento por medios electrónicos y a través de concursos abiertos, evaluando el desempeño de sus proveedores y contratistas, la revisión de relaciones por conflictos de interés y la prevención de relaciones con el objetivo de combatir la corrupción y generar competencia.

Resalta el interés de Pemex por adoptar modelos de contratos genéricos y cláusulas tipo para las distintas contrataciones que se lleven a cabo, en los cuales deben considerar el combate a la corrupción y temas de cumplimiento. Desde mi punto de vista, es especialmente interesante que existe una disposición expresa (42) que contempla específicamente al Programa de Compliance de Pemex, para que los participantes, proveedores, contratistas o subcontratistas con los que Pemex pretenda mantener o mantenga una relación comercial, deban conocer y adoptar ese programa, así como contar con programas o sistemas de prevención y cumplimiento propios.

Si su empresa no tiene un programa de cumplimiento, y pretende establecer relaciones comerciales con Pemex, le urge adoptar un programa de este tipo y conocer a detalle los programas que ha establecido Pemex, sus subsidiarias y filiales.

Con información de “El Financiero”

Tags: