No cometer errores al redactar un CV

Algunos errores tan básicos como una falta de ortografía en el CV, puede ser la diferencia entre obtener o no el puesto que se está solicitando. Por ello te mencionamos algunos de los aspectos que debes de evitar a toda costa en tu principal carta de presentación.

Escribir mucho sin decir nada

Un CV permite transmitir una serie de datos clave, de forma sintetizada, que permitan al empleador saber rápidamente si eres apto para ese trabajo. Sin embargo, un texto que use 30 palabras allí donde puedan usarse cinco dista mucho de lo sintético y no facilita la toma de decisiones por parte del empleador.

Faltas de ortografía

Si tu CV permite entrever que careces de la capacidad para redactar, tienes un problema. Porque, además, ese error revelará indirectamente otro: falta de atención y de interés por un buen acabado del trabajo.

Más de dos páginas

Si necesitas más de dos páginas para transmitir ese mensaje, tienes un problema: quizá seas la persona idónea para el puesto, pero tu empleador es una persona ocupada y no se va a leer seis páginas de currículum. Recuerda que los mejore es sintetizar.

Un “currículum estándar”

Cada empleador juzga los CVs y las cartas de presentación teniendo en mente un perfil concreto, con un determinado transfondo y habilidades requeridas. Por lo tanto, es recomendable realizar adaptaciones en cada currículum para optimizar la imagen que muestra de ti, con el fin de dejar claro al empleador que conoces los requisitos de tu puesto y que eres precisamente lo que está buscando.

Dejar de lado información relevante

Una cosa es sintetizar tu CV y otra suprimir cierta información, por ejemplo, empleos anteriores: no hacer referencia a todos tus períodos como empleado (por quitarle importancia a ese empleo en concreto o considerarlo demasiado desvinculado de aquel al que optas) puede transmitir al empleador que durante todo ese tiempo estuviste en el paro.

Con información de: Sin Embargo