La importancia de la actitud positiva en las empresas

La actitud lo es todo, en efecto, es una herramienta vital, para que el desarrollo del trabajo se de positivamente.

Al tener los empleados una actitud positiva, generan una mejor productividad que se basa en:

  • Conocimiento: saber hacer su trabajo
  • Habilidad: poder hacerlo
  • Actitud: querer hacerlo

Quien tiene buena actitud, tiene identidad

Evita personas que no estén seguras de su propio potencial, y que no tengan un plan de vida que refleje una actitud insegura y una apatía en las áreas en que se desenvuelva.

Desarrollar la actitud de los colaboradores para que trabajen mejor, es una inversión, es un estímulo de las cualidades profesionales.

Es ideal inyectar energía, y estimular la parte más humana en las empresas para tener una productividad óptima.

Un dato estadístico al respecto,  es un estudio realizado por CIDAC denominado “Hacerlo mejor: índice de productividad México”, donde se evalúa los índices de desempeño laboral ante el mundo, ahí se menciona a México con el siguiente crecimiento en productividad en comparación con otros países:

  • Corea 83%
  • Irlanda 64%
  • Estados Unidos 35%
  • España 23%
  • México 2.1%

Con información de: Mundo Ejecutivo