Es falseada u obligan renuncia laboral

Las renuncias anticipadas y forzosas son los principales motivos de conflicto que llegan a las Juntas Locales de Conciliación y Arbitraje a nivel nacional.

De acuerdo con un diagnóstico de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el despido injustificado representa aproximadamente una tercera parte de los asuntos que se tramitan ante las Juntas.

Y una de las razones es que se presentan conductas indebidas no reguladas, como la firma de la renuncia anticipada.

Las empresas que más recurren a este tipo de acciones son las que operan bajo el esquema de outsourcing, advierte la exposición de motivos de una iniciativa presentada por la diputada Luisa Alcalde, que buscaba prohibir esta práctica.

Sin embargo, la aprobación de esta iniciativa quedó pendiente en la Cámara de Senadores.

Alcalde aseguró que 3 de cada 10 trabajadores despedidos son obligados a firmar un papel en blanco como requisito para ser admitidos en un empleo.

Un ejemplo de esto es el caso de Azahel Alejandro, de 19 años, quien trabajó sólo 14 días en una cadena de comida rápida.

Su salario era de 3 mil 600 pesos mensuales, pero por el uso del uniforme le descontaban 200 pesos.

Agregó que le dieron el empleo sin reparos porque la compañía evalúa el ánimo que se muestra para trabajar, no obstante, en la firma del contrato también estaba implícita su renuncia.

“Cuando firmas el contrato, es como si firmaras tu carta de renuncia. Te contratan y renuncias por tu propia mano”, afirmó.

Cuando decidió dejar el empleo, sólo bastó una llamada a su supervisor para avisar que no volvería a su puesto, pues su renuncia ya estaba firmada.

Pablo Franco, secretario general de Asuntos Colectivos de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, dijo que hay patrones que falsifican la firma del trabajador para fabricar una renuncia, ejercen presión o condicionan la contratación a la aceptación de la misma, como en el caso de Azahel Alejandro.

Añadió que en la Ciudad de México, por ejemplo, 60 por ciento de demandas por despido injustificado llevan implícita una renuncia producto de una presión o un engaño.

“La carga de trabajo en las Juntas tiene que ver con algunas prácticas que hemos detectado como la falsificación de las firmas del trabajador.

“Casi siempre se trata de argumentar que hay una renuncia voluntaria y que a veces es falsificada u obtenida con engaños, con presiones o como condición para poder trabajar”.

Estas prácticas, expresó, responden a una estrategia patronal para reducir su pasivo laboral y facilitar la rotación de personal.

Con información de: Negocios Reforma