En Ciudad de México aumentan fraudes en 56%

El fraude en la Ciudad de México es uno de los delitos que más creció el año pasado, principalmente con el uso de documentos falsos.

Según el informe anual de incidencia delictiva de la Procuraría capitalina, en 2014 se iniciaron mil 356 averiguaciones previas por ese ilícito y en 2015 un total de 2 mil 125, lo que equivale a un incremento del 56 por ciento.

El fraude comprende una amplia gama de irregularidades y actos ilegales caracterizados por la intención de engañar o proporcionar falsa información y se le considera un delito contra el patrimonio de los ciudadanos.

Personal de las fiscalías centrales y desconcentradas de la PGJDF señalaron que desde personas de la tercera edad hasta empresas fueron víctimas de fraudes en la Ciudad de México.

Entre los tipos de estafas que detectó la autoridad fueron principalmente la falsificación de documentos, robo de identidad, cheques falsos y la utilización de tarjetas bancarias clonadas, venta de productos, servicios, bienes o inmuebles fantasma.

También la malversación de activos, que involucra el robo de dinero y faltas de registros de ventas.

Víctor Hugo Ramos, jefe del Estado Mayor de la Secretaría de Seguridad Pública, señaló que el fraude se da por tres causas particulares.

La primera es la económica, pues es más rentable y menos riesgosa que otros tipo de delitos; la segunda es que se están utilizando a personas de la tercera edad, como prestanombres a cambio de mínimas cantidades de dinero, y la tercera es la falta de tecnología eficaz para la detención de documentos apócrifos.

El artículo 230 del Código Penal local precisa que se considera un fraude cuando por medio del engaño o aprovechando el error en que otro se halle, se haga ilícitamente de alguna cosa u obtenga un lucro indebido en beneficio propio o de un tercero.

Aunque en la mayoría de los casos el delito de fraude no se considera grave, pues hay penas que van de los 4 meses de cárcel hasta los seis años, dependiendo del monto.

Sin embargo, sólo en el caso de la administración fraudulenta de cargos públicos con montos muy elevados se considera grave y puede alcanzar penas de hasta de 10 años de prisión.

Entre los casos de fraudes más relevantes que son investigados por la PGJDF fue el desvió de recursos de policías auxiliares a cuentas particulares que realizó un empleado administrativo de esa corporación en 2015, y también la detención de al menos cinco bandas de extranjeros dedicados al fraude con tarjetas clonadas.

Se buscó la postura oficial de la Procuraduría capitalina sobre el incremento del fraude y qué resultados ha tenido, pero no hubo respuesta.

La Procuraduría detectó los fraudes que más se cometen:

  • El fraude es considerado un delito contra el patrimonio de los ciudadanos.
  • Los tipos de estafas que más se denuncian son falsificación de documentos, robo de identidad, cheques falsos y tarjetas bancarias clonadas, venta de productos, servicios, bienes o inmuebles “fantasmas”.
  • Además de la malversación de activos, que involucra el robo de dinero y faltas de registros de ventas.
  • El Código Penal del DF contempla penas de 4 meses a 6 años de cárcel.

No seas víctima de este crimen; conoce de antemano los antecedentes antes de embarcarte en un negocio o extender un cheque. ¡Conócenos!

Con información de: Reforma