El beneficio del trabajador eficaz

El trabajador eficaz tiene una perspectiva y productividad singular, tiene un balance perfecto en su vida personal y laboral.

Son personas que saben su valor en el trabajo, reconocen lo que aportan a la empresa y así conocen sus roles y prioridades laborales.

Entiende que sus áreas de responsabilidad son su prioridad, tiene la confianza de no aceptar solicitudes de ayuda, si es en detrimento de su propio trabajo.

Son empleados que otros siguen para pedir consejos u orientación, esto a la postre puede generar un equipo altamente productivo con cultura positiva y autónoma.

Sabe cuándo dar el salto de calidad, con un buen juicio, tienen claro que los resultados no se basan en la cantidad de horas  que hayan puesto en una tarea, si no en la calidad del trabajo producido.

Con información de: Mundo Ejecutivo