Alegres sí, pero honestos, lo que se llama honestos…

Tomamos este texto de Yaxa Michel del sitio DiarioCambio.com.mx.

Es fundamental en la elaboración de políticas públicas, de estrategias de campañas y de planeación, diagnóstico y evaluación de gobierno conocer los valores de la sociedad. Digamos que los valores son los que les ponen espíritu a las políticas públicas, las acercan a la realidad y las pueden volver un éxito o un fracaso.

Por ejemplo, en los proyectos de recuperación de espacios públicos se la han pasado haciendo parquecitos con aparatos de ejercicio al aire libre por todos lados. Pero los parques más exitosos son los que tienen juegos para los niños y sobre todo un techito, una mesita, o un algo que pueda servir para el convivio. Ahí sí, si para algo somos buenos los mexicanos, es para el convivio.

A lo largo de los años el mexicano se define por sus valores como honrado, trabajador y alegre. Este es su punto de partida para, desde ese lugar, juzgar. Por eso, porque es tan honrado, está tan ofendido con la corrupción. Por eso le da coraje que mientras él trabaja tanto y gana tan poco, los políticos trabajen poco y ganen mucho. Por eso, por su alegría, de todo hace ‘memes’ y disfruta reírse.

En esta, como en casi todas las elecciones, se habla mucho de que las cosas tienen que cambiar. Y, si se habla de cambio, es importante conocer los valores de la sociedad para ver hasta dónde está dispuesta a cambiar. Porque decimos que queremos cambios, pero luego nos cuesta muchísimo trabajo cambiar.

Enrique Alduncin escribió en Este País en abril de 2016 que de acuerdo con la evolución de la ‘Encuesta sobre valores de los mexicanos de Banamex’ se reporta que “nuestra transición a la modernidad en los últimos 35 años ha transformado a los mexicanos en personas menos solidarias y dispuestas a sacrificarse por los demás, que ahora velan más por sus propios fines y están en mayor grado dispuestas a dejar de lado a los otros e incluso usarlos, así como a culpar de sus fracasos a las circunstancias, el medio que las rodea o la mala suerte en mayor grado que a su falta de determinación o fuerza de voluntad”.

Pues con el diagnóstico anterior, difícilmente se puede cambiar. En contraste, esta semana surgió un grupo llamado ‘Méxicos Posibles’, que aplicó una metodología para buscar soluciones a la ilegalidad, inseguridad e inequidad que vive el país, y en su diagnóstico/pronóstico consideran que existe la disposición y energía social para cambiar y mejorar el rumbo de nuestro país. Entonces ¿en cuál México vivimos?

Si como muestra la encuesta de Banamex, la modernidad nos ha vuelto apáticos y más del tipo que prefiere rascarse con sus propias uñas, que andar ayudando a los demás; pues estamos un poco jodidos si creemos que las cosas van a cambiar. Y si a eso le sumamos que estamos poco dispuestos a vernos al espejo y admitir que alegres sí somos, pero honestos, lo que se llama honestos… pues, no me queda tan claro.

Éste es el artículo original.

En lo que llegan tiempos más honestos, nada pierdes con revisar antes a la persona o a la empresa con la que vas a hacer negocio.

¡Es muy fácil!